Atlixco

Atlixco, nombre azteca formado de Atl, Agua; Ixtla, llanura, valle (de Ixtli, cara, superficie); Tla, abundancia, y de la final co, que indica en; el conjunto forma la palabra Atl-ix-co que significa "Agua en el valle o en la superficie del suelo".

Hacia el año 1100 A.C. el valle de Atlixco se hallaba ocupado por pobladores de origen Teochichimeca, Chichimeca y Xicalancas que bajo el dominio de la gran Tenochtitlan, se asentaron primeramente al poniente del cerro de San Miguel, hoy Solares Grandes.

Su posición geográfica hizo que fuera escenario de luchas entre los diversos grupos de indígenas que estaban asentados en los alrededores. Los pueblos de Calpan, Huejotzingo y Cholula se disputaron en diversas épocas la posesión del valle que en la llegada de los españoles se encontraba bajo el dominio de Huejotzingo. Pedro del Castillo y Cristóbal Ruiz de Cabrera fundan la Villa de Carrión, hoy Atlixco, el 22 de septiembre de 1579. En 1632 fue designada cabecera, independiente de Huejotzingo con once poblaciones a su cargo.

El 4 de mayo de 1862 un día antes de la Batalla de Puebla los atlixquenses repelieron el ataque de las tropas conservadoras de Leonardo Márquez obligándolo a retirarse y de esta forma se evitó que sus tropas llegaran a reforzar a los franceses en Puebla siendo este un factor importante para alcanzar la victoria al día siguiente, este hecho histórico se conoce como la Batalla de Atlixco.

Por lo cual, el gobierno de Juárez consideró que sin el triunfo del 4 de Mayo en Atlixco no hubiera sido posible la victoria de la batalla de Puebla en los Fuertes de Loreto, el 5 de mayo de 1862. Por este motivo, el 20 de noviembre de 1998, el Congreso del Estado de Puebla declaró a Atlixco Heroica Ciudad.

Experiencia Vivencial

Haciendo honor a su nombre oficial “Atlixco de las Flores”, hay un reloj inmenso hecho solamente de flores. El reloj se encuentra ubicado al final de unas escaleras que también están todas decoradas de flores. La razón es que el pueblo de Atlixco es muy buen productor de muchos tipos de flores, esto es algo que en lo personal se me hizo muy original y le da identidad. 

Atlixco goza de un clima ideal, se dice que es el mejor de todo el mundo. Con abundante agua y tierra fértil, fue, y lo sigue siendo, un emporio agrícola, seguramente hubo mucha riqueza en la zona, lo podemos comprobar con sus casas de finales del siglo XIX, aquí se ve la Casa Rascón que tiene un marcado acento mudéjar.

Una vuelta por el zócalo es una experiencia inolvidable, saboreando los ricos helados y sorbetes que venden cerca de allí, así mismo entrar a algún restaurante para degustar la cecina atlixquense, el guacamole, el consomé Atlixquense, o las truchas en sus diferentes modalidades. A tan solo una cuadra del centro, en el mercado encontrarás tortillas hechas a mano, expendios de cecina, tlacoyos, quesos frescos de la región o si eres de "gustoso paladar" podrás comer los originales chapulines fritos con sal y limón. 

Actividades