Cuernavaca

La ciudad fue fundada por los tlahuicas, una de las siete tribus nahuatlacas, aunque por todo el estado de Morelos hay vestigios de asentamientos previos de grupos olmecoides y toltecas.

La palabra Cuernavaca proviene del vocablo Cuauhnahuac, que  proviene de cuauitl (árbol) y nahuac (junto) = "junto a los árboles".

A la llegada de los españoles a territorio Mexicano (1519), gobernaba Tizapapalotzin en Huaxtepec e Itzcohuatzin en Cuernavaca. Esta era una ciudad rica, densamente poblada y con grandes huertos, de profundas barrancas cruzadas por puentes colgantes de madera y lianas.

Durante la colonia la agricultura siguió siendo predominante al concentrarse en la ciudad la producción de la caña de azúcar introducida a la región por los españoles.

Conocida como "La Ciudad de la Eterna Primavera", Cuernavaca, Morelos, es el destino preferido de muchos citadinos debido a su cercanía con el Distrito Federal, la tranquilidad que se respira en cada uno de sus rincones y, por supuesto, la agradable temperatura cálida que presenta la mayor parte del año (21° C). A tan sólo 85 kilómetros de la Ciudad de México, la capital morelense ha sido adoptada como lugar de esparcimiento y descanso por casi todos quienes la han conocido, desde emperadores aztecas y conquistadores, hasta príncipes, artistas y un gran número de jubilados. Su paisaje dotado de colores y aromas corresponde a los florecimientos de bugambilias, jacarandas, tulipanes africanos, azucenas, jazmines, tabachines y margaritas.

Hermosas plazas y construcciones de estilo colonial conforman el centro histórico de Cuernavaca que presume el atrio de la Catedral, donde se llevó a cabo la primera pastorela del país. En Ocotepec, un pueblo cercano a Cuernavaca, el Día de Muertos posee gran relevancia. Un afluente de visitantes provenientes de todos los estados, y de otros países, visita el cementerio de esta población para admirar las ofrendas que se colocan en sus altares.

Experiencia Vivencial

Mi carrera universitaria la hice en Cuernavaca, pase unos agradables cinco años en esta ciudad, mis recuerdos de ahí están entrelazados entre universidad y diversión, recuerdo aquellas noches interminables en la plazuela, que era nuestro punto de reunión, ya simplemente llegábamos y había alguien conocido, casi siempre íbamos a lugares con mucha fiesta como el Harry´s grill o quizás el Rincón de María, donde siempre me gustó el ambiente bohemio.

Como olvidar aquellos días donde simplemente quería leer un libro en paz y estar relajado, una escapada a Casa Borda siempre fue buena opción, el clima siempre ayudo, era bastante agradable y cómodo.

En un principio me sentí impresionado por el Palacio de Cortés, el simple hecho de pensar que esas paredes fueron un silencioso observador de la presencia de Hernán Cortés y que a su vez sirvieron como su refugio, a la larga el pasar por aquí se me hizo cotidiano y eso es algo que normalmente pasa, aunque nunca perdí esa sensación de curiosidad por así decirlo.

También pasaba a diario por la Catedral de Cuernavaca la cual construyeron en el siglo XVI, es un conjunto de conventos que está declarado como patrimonio de la humanidad, la antigüedad es evidente y su cuidado es admirable, porque hasta nuestros días ahí está de pie.

Fueron unos buenos cinco años y pensé en quedarme a radicar aquí, pero las oportunidades de trabajo me llegaron en la Ciudad de México, no me fui muy lejos y regreso cada vez que puedo, ya que muchos de mis amigos más queridos los tengo ahí. 

Actividades