El Oro

En tiempos prehispánicos, El Oro estuvo habitado por los mazahuas, quienes al ser conquistados en 1474 por Axayácatl fueron obligados a pagar tributos con maíz, frijol y telas. Con la llegada de los españoles se descubrieron las vetas de oro y plata de la región, que pronto acercaron a los jesuitas y algunos mineros que compraron terrenos para su explotación. Sus minas de oro fino fueron consideradas las segundas más ricas del mundo, solamente comparadas con las de Transvaal, en África. Por decreto del 13 de octubre de 1902, la población recibió la categoría de ciudad y denominación de El Oro de Hidalgo.

Experiencia Vivencial

Llegamos a El Oro a tiempo para ver cómo abrían los diversos negocios, pero antes de recorrer sus calles empedradas decidimos ir directo al hotel para registrarnos y deshacernos del coche. Una vez libres, caminamos hacia el Jardín Madero, un plácido lugar con banquitas dispuestas debajo de los árboles, ideal para sentarse a disfrutar la mañana.

Continuamos por Constitución hasta el Palacio Municipal, un edificio blanco con torreones, construido a inicios del siglo XX. En su entrada se alza el mural “El génesis minero”, pintado en 1979 por Manuel D’Rugama para representar la vida en El Oro hace cien años: con la elegante clase adinerada por un lado y, por otro, la dura realidad de los mineros.

A un costado del edificio se halla el Teatro Juárez, una verdadera joya. Con motivos neoclásicos franceses, fue inaugurado en 1907 para que en él se presentaran óperas y zarzuelas. Se dice que es el único teatro de estilo isabelino en México.

Al día siguiente fuimos al Museo de la Minería del Estado de México, que forma parte del Instituto Mexiquense de Cultura. Aquí nos dieron un recorrido por las diversas salas que muestran el pasado minero de El Oro, así como una exhibición geológica de los diferentes minerales que se extraían. También cuenta con una sala temporal de exposición de pinturas, y un tiro, desde el cual uno puede asomarse a las profundidades de la tierra.

Para antes de partir decidimos ir a las presas Brockman y Victoria, que se encuentran una frente a la otra. Ahí es posible realizar diversas actividades, como rentar cuatrimotos, pasear en caballo o pescar trucha arcoíris. Además, en el hotel Bungalows La Puntada hay cabañas y un rico restaurante. Si llegas a ir entre noviembre y marzo, también podrás observar a la mariposa monarca en alguno de los santuarios cercanos, como el de San José del Rincón.

No te Pierdas
El Carnaval al inicio de la Cuaresma
Fiesta de la Virgen de Guadalupe

Actividades