Guanajuato

La existencia de vetas mineras hizo posible el asentamiento humano en el escarpado terreno de la ciudad de Guanajuato. Fundada oficialmente en 1570, Guanajuato siempre gozó de la generosidad del gobierno de la Nueva España gracias a lo cual fue posible la construcción de numerosos edificios de gran belleza arquitectónica; como el Teatro Juárez, el Templo de San Diego, la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato, el Templo de la Compañía, la Mansión del Conde de Rul. Además de sus destacadas construcciones, esta ciudad es famosa por sus calles y túneles subterráneos. Por lo que la gran riqueza cultural que esta ciudad representa le valió la denominación de “Patrimonio Cultural de la Humanidad” por la UNESCO otorgado en el año de 1988.

Experiencia Vivencial

Guanajuato me empezó a llamar la atención desde que llegamos, esa recepción a través de los túneles fue algo original, le dio a la Ciudad un sello en particular, estacione el coche y lo primero que hice fue buscar donde quedarme, hecho esto procedí a salir a caminar por los alrededores, lo primero que hice fue visitar el teatro Juárez, es un edificio hermoso porque sus columnas, las estatuas que le adornan, las escaleras, la arquitectura en general me remonto al pasado.

Conforme fui adentrándome a la ciudad pude darme cuenta que estaba en un sitio muy original con respecto al resto de varias ciudades en México, la ciudad es muy pintoresca, los callejones suelen ser de un estilo laberintico y qué decir del ambiente de la ciudad, es una ciudad con mucha vida.

 A la hora de comer decidí hacerlo en un restaurante ubicado en la Plaza de la paz, puedo decir que esta plaza es que además de ser histórica es multicultural ya que vi gente de varias nacionalidades pasar o descansar por ahí, la tome como referencia durante mí recorrido por la ciudad, después de ahí subí a conocer la Alhóndiga de Granaditas y posteriormente la Universidad de Guanajuato y su muy larga escalinata.

Al día siguiente fui al Museo de las momias, creí que era más grande, pero las historias de vida de cada una de las momias es interesante, me puso a pensar cómo vivieron en aquellos años y que en aquel entonces esas momias jamás se imaginaron en vida que serían parte del atractivo de Guanajuato.

Por supuesto que también fui a conocer el callejón del beso, al llegar al lugar hay jóvenes cobrando por narrarte la historia del callejón  o para tomarte la foto con tu novia,  es un lugar típico de la ciudad, muy pequeño por supuesto pero el simple hecho de haberlo conocido me dio un gusto enorme.

Esa noche cene cerca del teatro Juárez en un restaurante llamado la trattoria con vista al teatro y a la plaza que está ahí cerca, a la mañana siguiente partí temprano con regreso a León, pero con la satisfacción de tener cerca un lugar con tanta historia como Guanajuato.

Actividades